Empujado por la masiva lucha feminista por la legalización del aborto y la equidad de género,Macri intenta modificar su perfil. Sin embargo, cuando hace años se acercaba a la política y le preguntaban qué lugar tendrían las mujeres en su Gabinete, el líder PRO daba  definiciones de índole medieval. 

Esto decía:


Algunas posturas cambian, es cierto. Y otras se acomodan a los resultados de los focus group. En el caso de Macri,  y su opinión sobre las mujeres, cada quien sabrá interpretar  en cuál de los dos casos miente. Es que, mientras el jefe de Estado habilitó el debate sobre el aborto en el Congreso y hoy anunció un proyecto que enviará para promover la equidad salarial, años atrás colocaba a las mujeres en el destino de estar educando a sus hijos y se autodefinìa como un  MACHISTA AGGIORNADO.

En el año 2000, cuando Macri iba en busca de su primera presidencia en Boca Juniors, periodistas de la revista Noticias le preguntaron si se imaginaba como Presidente y, con sólida previsión, respondió que sí. No obstante, no fue tan sólido ni tan previsor a la hora de opinar en aquel momento sobre el rol de la mujer en la política. Y tal vez en general. 



Consultado acerca de imaginar  quienes integrarían su gabinete y ante la propuesta de nombrar a su única hermana, Sandra, como funcionaria de Acción Social, la respuesta de Macri fue tan repudiable como medieval: “En una familia machista, una mujer no tiene otro destino que el de estar educando a sus hijos. No la veo en ningún gabinete”.

No conforme con ese sinceramiento, en la misma entrevista se autodefinió de una curiosa pero elocuente forma: “SOY UN MACHISTA MODERNIZADO, AGGIORNADO. 

0 Comentarios