La devaluación del peso en abril y junio originaron que tres de cada diez personas sean pobres en la Argentina. 

Según adelantó Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social Argentina en la Universidad Católica Argentina (UCA), el nivel de pobreza se ubicaría en el tercer trimestre cerca del 32 por ciento, lo que representa un aumento de entre dos y tres puntos. “El momento crítico es este”, advirtió Salvia luego de disertar en un ciclo de conferencias del Rotary Club de Buenos Aires sobre la situación del país.

La última medición de pobreza realizada por el Observatorio de la UCA fue para el tercer trimestre del año pasado y había alcanzado al 28,7 por ciento de la población.

“Veníamos de un ciclo de caída de la pobreza y el primer trimestre marca un quiebre de la tendencia, que puede dejarnos en igual situación que la que teníamos a principio de 2017. Pero es un cambio de tendencia. En el segundo trimestre se empieza a agravar el problema, lo cual significa unos dos puntos de pobreza, y el tercer trimestre es de esperar que sea el peor momento”, relató ante los empresarios asistentes. 

Pese a que el horizonte económico es de fuerte contracción, con pérdida de empleos y poder adquisitivo ante una inflación esperada de al menos un 30 por ciento, Salvia no descartó una recuperación sobre el final de 2018.  “En el cuarto (trimestre) podría estancarse o recuperarse levemente”, diagnosticó el experto. 

El último documento de la UCA advirtió que el 63,9 por ciento de los pobres indigentes del país y de los pobres no indigentes presenta un malestar psicológico; es decir un estado en el que se experimentan síntomas de ansiedad y depresión con un riesgo moderado que va en ascenso.

0 Comentarios

Back To Top