Pichetto se reunió en secreto con Bonadío y junto a otros dos operadores pergeñaron la  falsa denuncia con fotocopias, invocando cuadernos que jamás existieron.

El senador Pichetto quiere ser presidente, sabe perfectamente que no lograría conseguir un solo voto en las elecciones, así que , lisa y llanamente y siguiendo la estrategia de Eduardo Duhalde,  al manejar información fidedigna con respecto a la inminente caída de Macri, - al igual que le pasó a  De la Rúa en 2001 -, negocia con la cúpula de la mafia, encabezada por su gran amigo: Bonadío, con Gerardo Morales y con Ernesto Sanz.

El Informe:

La reunión de más de dos horas el  pasado 17 de julio a las 16 horas,  fue el preámbulo de la tropelía armada. Una semana después, el juez salió de redada y denunció a Cristina por asociación ilícita. La reunión se realizó en sus oficinas de Paraná 776 y duró dos horas, desde las 16 a las 18 hs.

En la reunión, estuvieron, como no podía ser de menos,  el secuestrador de Milagro Sala, Gerardo Morales, y el radical despechado:  Ernesto Sanz.

Según lo publicado por Diego Cabot en La Nación, 48 horas después se organizó la ejecución del operativo, y fue así: “El 19 de julio, a las 12 horas, uno de los investigadores me llamó. Había una reunión urgente. Entré al edificio en donde funcionan los juzgados federales en plena feria y de tarde. Éramos un puñado y el pedido que me hicieron fue concreto: si declaraba mi fuente, los movimientos serían inmediatos”.

Así, Cabot revela que cuarenta y ocho horas después de la reunión Pichetto-Bonadío el operativo para meter presa a Cristina se puso en marcha.

Ahora bien, Cabot está subvencionado por la Jefatura de gabinete que lidera Marcos Peña,  quien además de sendos sobres de dádivas, percibe pasajes aéreos y otros beneficios de privilegio, que por supuesto paga el Estado, o sea todos los argentinos.

Los movimientos de Pichetto son seguidos con atención por peronistas, pero también por funcionarios de Cambiemos, con lo cual, está en la cuerda floja, fruto de una ambición desmedida de poder. Por un lado, cada vez se confía menos en que mantenga su palabra de no aceptar el desafuero de Cristina hasta que tenga condena efectiva. Pero sabe fehacientemente que si comete un traspié de esa naturaleza, la ley de causa y efecto le cae encima sin contemplación y el miedo es lo que lo retiene sin lugar a dudas.

Pichetto se ofrece para reemplazar a Macri vía Asamblea Legislativa en el caso, cada vez mas cercano,  de que caiga por la crisis económica, y así, imitando a Duhalde en 2001, consagre su ambición de ser presidente..

Estas son las dos caras del senador Pichetto, negocia en las sombras para munirse de un cargo, como lo es la primera magistratura, con quienes estafaron a la sociedad en 2015 y 2017. porque Macri claramente no ganó en ninguna de las dos oportunidades, cometió fraude electoral, motivo suficiente para destituirlo, juicio político mediante.


La reunión con Bonadío y el contador Morales en su domicilio dos días antes de que se de vía libre al operativo lo muestra como protagonista de la jugada para intentar sacar a Cristina de la escena política.

¿Y los argentinos?... ¿y el electorado?... parece que Pichetto cree que vive en un reinado y que el mandato es sucesorio. Cuado el pueblo argentino se pronuncie va a tronar el escarmiento.


1 Comentarios

  1. Con la edad q tengo todavia no entiendo como pueden ser tan hijos de mil puta

    ResponderEliminar